Abril 2019 Boletín - "El No Tan Antiguo Testamento" por Brian Lollock

Apr2019, Brian-TheNotSoOldTestament.png

¿Cuántas personas conoces que leen la Biblia pero principalmente se enfocan en leer las partes con Jesús en el texto? Muchas veces, las personas pasan por alto la parte de la Biblia del Antiguo Testamento, porque a primera vista parece un montón de viejas historias y reglas compiladas juntas, quien no se aplican a nosotros en la actualidad. Muchas personas, incluidos los cristianos, creen que Jesús no interviene en la historia hasta los Evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Sin embargo, las Escrituras revelan una mayor comprensión de Jesús, una que la mente natural no percibe. Que Jesús siempre fué, es y ha de venir. Él es el mismo de ayer, hoy y siempre (Hebreos 13:8).

Con la ayuda del Espíritu Santo, atravesemos el velo del Antiguo Testamento y entremos en la luz de Cristo, la revelación del Nuevo Testamento.

Comencemos por el principio, Génesis 1:1, “En el principio, Dios creó los cielos y la tierra”. La mayoría interpretaría ésta escritura como: “Hace 6,000 años, Dios creó todo en el espacio y en nuestro planeta tierra”. Considere ésto : Dios dice que Su Palabra es "viva y activa" (Hebreos 4:12), lo que significa que la creación todavía está sucediendo y continúa. Entonces, echemos un vistazo a Génesis 1: 1 con una comprensión viva y activa.

Principio: "En el principio" no significa "en el principio de los tiempos". La palabra hebrea para "comenzar" es la palabra "reshith", que significa "el comienzo de la mente, del pensamiento o de alguien con autoridad" .

 Dios:  Dios no es alguna entidad en el cielo. Dios en hebreo es "Elohim". Hay muchas maneras de definir a Elohim, pero en el hebreo antiguo, es "la autoridad quien crea y enseña a través del poder y la fuerza".

Creado: Cuando Dios creó, no se refiere que haya creado el espacio exterior. Ésta palabra "bara" (se refiere a reshith) significa "llenar al hombre con la vida y la imagen de Dios, el moldear,  cortar,  transformar, y dar nuevas circunstancias y condiciones".

Cielo: el cielo no es lo que vemos con nuestros ojos físicos o en el firmamento. "Shamayim" son dos palabras hebreas "Shama" y "Ayin". Shem significa "oír, escuchar y entender". Ayin significa "mirar, ver, observar y percibir". En una enseñanza, el apóstol Michael Petro ha dicho que “Significa tener ojos espirituales para ver y oídos espirituales para escuchar”, como vemos en Mateo 13:15.

Tierra: Ésto no se refiere  a nuestro planeta en el plano físico. En hebreo, la Tierra significa "Erets", que quiere decir "barro, tierra, suelo, campo, camino, territorio, región".

¿Qué le está mostrando Dios ahora que hemos dado el paso para desglosar estas palabras?

Una faceta que podemos tomar de la revelación de Génesis 1: 1 es que “Dios trae poder, autoridad, Su carácter, Su imagen y transformación a nuestras mentes. Ésto nos da ojos espirituales para ver y oídos para escuchar. Sabiendo que Adán (el hombre) fué creado del polvo de la tierra, podemos atar cabos de que simbólicamente somos la tierra, el suelo, el barro. También es un paralelo de nuestro corazón y nuestro ser interior ".

Continuemos en Génesis 1: 2-4, “La tierra estaba sin forma y vacía; y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo. Y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Entonces Dios dijo: "Sea la luz"; Y fué la luz. Y vió Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. "Nuestra tierra (nosotros) está vacía y oscura (sin entendimiento). Entonces el Espíritu de Dios se mueve sobre nuestras aguas (la sustancia y la profundidad de nuestra alma) y da luz (iluminación, manifestación, revelación, conocimiento, comprensión, orden).

Considere sólo una de éstas funciones de Dios que se presentaron: Él trae luz a la oscuridad.

Ahora veamos al apóstol Pablo en el Nuevo Testamento. Él declara: "Porque Él es el Dios quien ordenó que la luz brillara en las tinieblas, quienes ha resplandecido en nuestros corazones para dar la luz del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo", en 2 Corintios 4: 6.

¡El apóstol Pablo tuvo una revelación personal de Jesús de Génesis 1! Cuando Pablo (que era Saulo) se encontró con Jesús en el camino a Damasco, tuvo una experiencia de Génesis 1. Recibió luz que brillaba ante la oscuridad, resultando en su conversión del judaísmo al cristianismo. “Por lo tanto, si alguien está en Cristo, él es una nueva creación; las cosas viejas pasaron; He aquí , todas las cosas son hechas nuevas. ”- 2 Corintios 5:17.

Éste es un ejemplo de ver a Jesús en el Antiguo Testamento y en la Torá. La de-velación del Antiguo Testamento se llama "Nuevo Testamento". Lo interesante es que si usted lee el Nuevo Testamento de acuerdo a la letra solamente, (sin comprensión espiritual) se le considera "Antiguo Testamento" porque el velo está sobre la Escritura. Cuando recibimos revelación y una de-velación de Cristo a través de cualquier libro de la Biblia, se le llama "Evangelio".

El Antiguo Testamento no trata solamente acerca de Dios y Jesús. Se trata de tí y de lo que Dios quiere hacer a través de tí. Dios estableció su Palabra así con un propósito. Todo el Antiguo Testamento está escrito en una "sombra" o en "parábolas" no para confundirnos sino para ayudarnos a salir de nuestro estado carnal mental/comprensión natural para estar más cerca de Él. Estas “sombras” y “parábolas” se definen como “un ejemplo terrenal de un significado celestial”. Dios quiere remover nuestros velos, las cosas que nos bloquean de Él, y quiere restaurarnos con Él a Sus caminos nuevos y vivos.

Sabiendo ésto, que el Antiguo Testamento no solamente tiene a Jesús en él, sino que también es el principio y el fundamento para obtener la salvación. En cada libro, historia, ley, mandamiento y precepto del  Antiguo Testamento, Jesús está ahí, oculto en un misterio, esperando ser revelado e inscrito en nuestros corazones.

“La luz, además, de estar contenida en la ley de Moisés, pero habiendo sido oculta por un velo, brilló en el advenimiento de Jesús, el velo siendo quitado, y esas bendiciones, cuya sombra estaba contenida en el letra, llegando gradualmente al conocimiento de los hombres ". - Origen de Alejandría 

Shalom,
Brian Lollock

Recursos:
Origen de Alejandría - De Principiis, libro IV, Capítulo I.

EspañolADMIN