Noviembre 2018 Boletín – “La Torá” por Nathan Padilla

En su mayoría, en la iglesia de hoy, se enseña a la Torá o la Ley que se eliminó cuando Jesucristo murió en la cruz y que Jesucristo vino para eliminar la Torá y ahora estamos bajo la gracia. Sin embargo, esto no fue enseñado por los primeros cristianos; de hecho, enseñaron que sin la Torá no tenia salvación. La importancia de la Torá es vital para la salvación de cualquiera que se llame a sí mismo un seguidor de Cristo. La Torá no es una instrucción sobre lo que se debe y no se debe hacer; Realmente está revelando el carácter de Yahvé.

Comencemos para entender la diferencia entre la ley del Espíritu y la ley de la letra. ¿Cuál es la diferencia y dónde logró el apóstol Pablo esta revelación de los dos tipos de Torá? Bernabé explica la diferencia. Se refiere a Moisés cuando en el monte Sinaí había recibido los mandamientos. En general, lo que a menudo se pasa por alto es que en realidad hubo dos conjuntos de mandamientos que se dieron. El primer juego fue escrito por el dedo de Dios (Deuteronomio 9:10). Dios es Espíritu (Juan 4:24) y si Dios es Espíritu y Él los escribió, posteriormente tuvo la intención de que entendiéramos Su Torá espiritualmente. Sin embargo, debido a la adoración del becerro de oro, no se encontró que valieran la ley del Espíritu y se les dio un segundo conjunto de mandamientos escritos por las manos de Moisés, un hombre (Éxodo 24:4). Bernabé expone sobre esto:

Sí [es así]; pero preguntemos si el Señor realmente ha dado ese testamento que juró a los padres que daría a la gente. Él sí, lo dio; pero no eran dignos de recibirla, a causa de sus pecados. Moisés entonces lo recibió, pero ellos demostraron ser indignos. Aprende ahora como lo hemos recibido. Moisés, como sirviente, (Comp. Hebreos 3:5) lo recibió; pero el Señor mismo, habiendo sufrido en nuestro favor, nos lo ha dado, para que seamos personas de herencia. Pero Él fue manifestado, para que pudieran ser perfeccionados en sus iniquidades, y para que nosotros, como herederos constituidos por Él, pudiéramos recibir el testamento del Señor Jesús, quien fue preparado para este fin, que por Su manifestación personal, redima nuestros corazones (que ya fueron desperdiciados por la muerte y entregados a la iniquidad del error) de las tinieblas, Él pudo, por Su palabra, hacer un pacto con nosotros. [1]

Bernabé explica que Yahushua / Jesús sufrió por nosotros en la cruz para que podamos recibir esa Torá / Ley espiritual que los israelíes rechazaron. Entonces, al decir "no estamos bajo la ley" o "se ha eliminado", de hecho estás negando la cruz. Si eso puede parecer una declaración extravagante, aquí hay algunos otros padres Ante Niceno que caracterizaron a aquellos que no creían en la Torá como herejes:

Si alguno hace caso omiso de la ley o a los profetas, que Cristo cumplió en Su venida, déjalo ser para ti como anticristo. Si alguien dice que el Señor es un mero hombre, él es un judío, un asesino de Cristo. [2]

Todos entonces son buenos juntos, la ley, los profetas, los apóstoles y toda la compañía [de otros] que han creído a través de ellos: solo si nos amamos unos a otros. [3]

Si alguien no observa el Decálogo (Mandamientos), no tiene salvación. [4]

Porque Dios nos ha dado una ley y mandamientos santos; y todos los que las guardan pueden ser salvados, y, al obtener la resurrección, pueden heredar la incorrupción. [5]

Ahora, todos estos tenían el mismo diseño de ateísmo, blasfemar al Dios Todopoderoso, difundir Su doctrina de que Él es un ser desconocido, y no el Padre de Cristo, ni el Creador del mundo; pero uno sobre quien no se puede hablar, inefable, para no ser nombrado, y engendrado por Él mismo; que no debemos hacer uso de la ley y los profetas; [6]

Eso es un marcado contraste con la iglesia de hoy. La razón por la que las personas han malinterpretado esto es porque han tomado las Escrituras fuera de contexto. Han hecho lo mismo con los escritos del apóstol Pablo. El apóstol Pablo en realidad le dice a la iglesia que él es un administrador de los misterios de la Torá. En 1 Corintios 4, el apóstol Pablo habla de su mayordomía. La palabra mayordomo en griego es oikonomos οἰκονόμος, y esta palabra es una combinación de dos palabras. La primera palabra oikos οἶκος, habla del tabernáculo. La segunda palabra es nomos νόμος, que es la palabra para Torá/Ley. Entonces, si al apóstol Pablo se le enseñó que la Torá fue eliminada, entonces, ¿por qué dijo que era un administrador de eso? ¿Por qué enseñó de ello en Hechos 28? ¿Por qué lo enseñó Yahushua / Jesucristo después de que Él resucitó (Lucas 24:27)?

Para los cristianos primitivos, la Torá no era un libro de instrucciones sobre lo que no podemos probar o tocar, era Dios mismo. Es Dios mismo. En el libro “Hermas el Pastor,” un ángel le está explicando esto a Hermas en su visión del Árbol:

Le dije: "Señor, explíqueme lo que significa este árbol, porque estoy perplejo al respecto porque, después de que se hayan cortado tantas ramas, continúa el sonido y no parece que se haya cortado nada de él. Por esto, ahora, estoy perplejo ”. “ Escuche ”, dijo: “ Este gran árbol (Mateo 13:32) que proyecta su sombra sobre las llanuras, las montañas y toda la tierra, es la ley de Dios que fue dada al mundo entero; y esta ley es el Hijo de Dios, [7]

Incluso Clemente de Alejandría pronuncia "Por tanto, consideremos la Palabra como ley, y Sus mandamientos y consejos como los caminos cortos y rectos hacia la inmortalidad" [8].

Por eso dijeron que los que no creían en la Torá no creían, en realidad, en Jesucristo porque Él es la Palabra. Les dejo por último con Orígen que nos revelan cómo vino Pablo a enseñar a la iglesia a leer correctamente la Torá. Ahí radica el problema de por qué la iglesia no lee la Torá ni ve su significado debido a su malentendido y malinterpretación de las epístolas del apóstol Pablo. Cuando vienes a ver la belleza oculta en la Torá, descubres que no se trata de cuántos pasos debería dar en el sábado, como si era normas y ritos; sino se trata del carácter de Dios que se imparte en nuestro corazón, mente y alma.

El apóstol Pablo, "maestro de los gentiles en la fe y en la verdad", enseñó a la Iglesia, que él reunió de los gentiles, cómo debería interpretar los libros de la ley. Estos libros fueron recibidos de otros y antes eran desconocidos por los gentiles y eran muy extraños. Temía que la Iglesia, recibiendo instrucciones extranjeras y sin saber el principio de las instrucciones, estuviera en un estado de confusión sobre el documento extranjero. Por esa razón, él da algunos ejemplos de interpretación para que también podamos notar cosas similares en otros pasajes, en caso de que creamos que por imitación del texto y el documento de los judíos somos hechos discípulos. Desea, por lo tanto, distinguir a los discípulos de Cristo de los discípulos de la Sinagoga por la forma en que ellos entienden la Ley. Los judíos, por malinterpretarlo, rechazaron a Cristo. Nosotros, al entender espiritualmente la Ley, demostramos que fue justamente dada para la instrucción de la Iglesia. [9]

Referencias:

  1. Bérnabe-Epístola Parte. 2 Capítulo XIV, ANF (Padres Ante Niceno), Vol. 1
  2. Ignacio (Discípulo del Apóstol Juan)- Epístola a los Tarsios Capítulo II, ANF (Padres Ante Niceno), Vol. 1
  3. Ignacio (Discípulo del Apóstol Juan)- Epístola a los Filipenses Capítulo. IX, ANF (Padres Ante Niceno), 1
  4. Ireneo- Contra las Herejías Libro 4, Capítulo XV, ANF (Padres Ante Niceno), Vol. 1
  5. Teófilo -Para Autolycus, Capítulo XXVII, ANF (Padres Ante Niceno), Vol. 2
  6. Constitución de los Apóstoles, Libro 6 Parte 1, Capítulo X, ANF (Padres Ante Niceno), 7
  7. Hermas-El Pastor, Libro 3, Parte 2, Capítulo III, ANF (Padres Ante Niceno), Vol. 2
  8. Clemente de Alejandría-Instructor Libro, 1 Capítulo III, ANF (Padres Ante Niceno), 2
  9. Orígen- Homilías en Éxodo, Homilías V
EspañolADMIN