Julio 2018 Newsletter - "Haced Para Vosotros Barbecho" por Lenny King

“…Arad vuestro barbecho; porque es el tiempo de buscar a Jehová, hasta que venga y os enseñe justicia.” Oseas 10:12

El terreno en barbecho es terreno que una vez se ha labrado, pero se ha endurecido y ahora no se usa. Se debe arar y volver a ablandar antes de que esté listo para recibir la semilla. En hablar espiritualmente, somos la base de la que Oseas habla. La semilla es la Palabra divina de Dios, la misma revelación de Yeshua que penetra los corazones de los hombres para transformarnos en Su carácter divino. El profeta Oseas nos insta a romper el suelo en barbecho de nuestro corazón. Para hacerlo, debemos comenzar a buscar al Señor y pedirle que nos revele Su carácter para que podamos ver claramente dónde nos fallamos. Muchas personas se olvidan de hacer esto. No prestan atención a sus propios corazones y nunca saben si les está andando bien en caminar con el Señor o no, es decir, ya sea que den frutos o sean totalmente estériles. Estamos en los últimos días antes del gran y terrible día del Señor. Nos enfrentamos a una generación de personas que necesitan desesperadamente conocer el camino del verdadero arrepentimiento y regresar al Señor. El camino del verdadero arrepentimiento consiste en darse cuenta del área de tu vida que necesita sanar y buscar al Señor a través de Su Palabra con ojos de paloma y perseguirlo con plena fe y confianza.

Esta revelación es un proceso, un proceso específico que debe tomarse en serio para ganar fertilidad espiritual para que pueda estar preparado y digno de recibir la simiente divina del Señor. La escritura nos dice que tenemos la capacidad de ser transformados mediante la renovación de nuestra mente. Preparar el terreno para la siembra y la lluvia es responder al llamado a la transformación. La lluvia proféticamente habla de la revelación de la Palabra de Yahvé (Deuteronomio 32). Así que a medida que preparamos nuestros corazones y mentes para recibir la Palabra de Dios, nos estamos acercando a la sala del trono de Dios donde recibimos iluminación. La manera de prepararse para recibir las lluvias de revelación es a través de la fe y la obediencia a la Palabra. Estamos llamados a ser discípulos de la Palabra, a ser educados por el espíritu de sabiduría y a andar en honradez la Palabra con plena fe y autoridad.

Esta escritura en Oseas ha sido una bendición para mí, ya que he reflexionado sobre ella durante las últimas semanas. Es un llamado a la adoración, un llamado a un nuevo nivel de seriedad y un llamado para acercarse al Rey de la gloria. Debemos romper la tierra que se ha dormido y restaurar su fertilidad al continuar en purificarnos en el lavamiento del agua por la Palabra. Este es el plano para recibir la revelación divina. El Padre está buscando a aquellos que se están preparando para ser llenos y habitados por Su presencia divina. Como está escrito, "Los sacrificios de Dios son un espíritu quebrantado: un corazón contrito y humillado, O Dios, no debes despreciar". Mi oración es que todos los que lean este artículo persigan una relación más profunda con el Señor y surgirán para preparar un lugar para que el Padre envíe Su lluvia y justicia.

EspañolADMIN