Mayo 2018 Boletín – “La Ciudad de Destrucción Zoar” por David Hill

Es un gran honor para mí ofrecer a la familia Forerunner inspiración que pueda alentar y fortalecer nuestra caminata en el "CAMINO". Yeshua es el CAMINO, la Verdad y la Vida, y descubrir otra joya escondida de revelación de las Escrituras que habla directamente de nuestro tiempo en términos prácticos es, para mí, emocionante y solemnizador. Emocionante, porque Yeshua está apareciendo y revelando verdades que pueden transformarnos, y solemnizador porque requiere una respuesta, un cambio para atenerse a su perfección.

La misma declaración que Abram escuchó del Señor en Génesis 17:1-2:

“Yo soy el Dios Todopoderoso; camina delante de mí y sé perfecto. Yo estableceré mi pacto (la Torá divina) entre tú y yo…” Génesis 17:1-2

Esto se nos repite cada vez que Él aparece. Nuestras almas deben elegir espíritu o carne, y de acuerdo con nuestra elección, resulta la vida o la muerte. Cada vez que nos aparece su rostro a través de las Escrituras, revela quiénes somos, y elegir la conexión con Él por medio de la obediencia nos hará completos. Ver o caminar delante del Señor es la clave. La palabra delante es la palabra “paniym” (Diccionario de Strong’s No. H6440), que significa “cara a cara”. Claramente, estar cara a cara es la intimidad y el ámbito de la contemplación o visión espiritual. Tener un encuentro con el Señor, ver, escuchar y obtener la Torá divina, y simplemente aferrarse a esta revelación sin responder es lo mismo que velar a Yeshua en nosotros o hacer que esta revelación sea insignificante. Esto revela incredulidad y una opción para estar en contra o para oponerse al camino del Señor, y es la ascensión a la montaña o la mentalidad de orgullo. Mateo 12:30 dice:

El que no está conmigo, contra mí está; y el que conmigo no recoge, desparrama. Mateo 12:30

Hay una poderosa historia de Génesis 19 que revela este tipo de veladuras de las que hablo y sus consecuencias.

Génesis 19 describe la destrucción intencionada de cinco ciudades específicas, dos de las cuales estamos muy familiarizados, Sodoma y Gomorra, y la interacción del Señor con Lot y su familia. Esta historia completa es una parábola del final de la era, completa con la simiente divina (Abraham) viendo la destrucción desde "delante del Señor" en el monte Horeb, la montaña del Señor, a salvo y en asombro. Lot es el personaje principal que vemos en este capítulo, y el significado de su nombre o su carácter y función significa cubrir o VELADO. Su nombre se deletrea “Lamed”, “Vav”, “Tet” (letras hebraicas). Lamed es el “yugo” o “enseñanza”, el Vav es una “espiga” o un “conector” (v. gr., Yeshua es la conexión entre la tierra y el cielo), y el Tet es una canasta. Entonces, a Lot se le enseñó y se encontró con la conexión celestial, pero solo la mantuvo dentro de él, y ocultó esta revelación en su canasta de su carne. Hizo la revelación insignificante para su vida. Él elige vivir para la carne o las formas naturales del hombre.

Deuteronomio 29:23 enumera las 4 ciudades que fueron destruidas por el Señor en el juicio, pero una más fue destinada a la destrucción también, pero se salvó debido a la solicitud de Lot. El nombre de esa ciudad era Zoar / Bela (a ver Génesis 14:2). El nombre Zoar significa "insignificancia", y Bela significa “destrucción”. ¡Qué interesante! Continuemos la historia de Génesis 19:17-23:

Y después de haberlos sacado fuera, le dijeron:

-¡Escapa por tu vida! No mires atrás ni te detengas en toda esta llanura. Escapa a la montaña, no sea que perezcas.

Lot le dijo:

-¡Por favor, no, señor mío! He aquí que tu siervo ha hallado gracia ante tus ojos y has engrandecido tu misericordia que has mostrado conmigo dándome la vida. Per yo no podré escapar a la montaña, no sea que me alance el mal y muera. He allí esa ciudad está cerca para excapar allá, y es pequeña. Deja que escape allá y salve mi vida. ¿Acaso no es pequeña?

Le respondió:

-He aquí que también te he atendido con respecto a este asunto. No destruiré la ciudad de la cual has hablado. Date prisa y escapa allá. Nada podré hacer hasta que hayas llegado allí.

Por eso fue llamado el nombre de la ciudad Zoar.

El sol ya había salido sobre la tierra cuando Lot llegó a Zoar.

Génesis 19:17-23

 

Aquí, Lot tuvo un encuentro con Yeshua (llamado teofanía), que es la aparición de Cristo o El Mesías. Él tiene una revelación divina que viene a salvarlo del juicio inminente. Sin embargo, discute con el Señor y debido a la incredulidad, todavía piensa que, si obedece el mandato del Señor, morirá. Nuestra salvación en los días venideros se tiene en nuestra ascensión a la montaña del Señor, en revelación y obediencia. Lot en su estado velado estaba más preocupado por la conexión de su alma con esta vida natural y carnal. Solo deseaba salvar su vida natural, pero perdió la oferta de salvar su conexión a la eternidad. Fue destruido espiritualmente porque hizo la revelación insignificante. El mal que temía que lo superaría si obedecía ya estaba en él, y veremos que sus elecciones dieron lugar a un prodigio maldito que la Torá ordena que debemos combatir y negarnos a hacer las paces o permitir que prospere (Deuteronomio 23:6).

Zoar ahora se convirtió en el hogar de Lot, la insignificancia y la destrucción eran sus nuevos compañeros de cama. El sol salió a la tierra cuando Lot entró en Zoar; un nuevo día para Lot estaba amaneciendo, pero era un nuevo día para su tierra y su destino fue cambiado para siempre. Ahora estaba sellado en un camino carnal de miedo, y al darse cuenta de su error, se esforzó por salir de la situación ascendiendo una montaña, sino no era la montaña del Señor. Creo que Lot es un tipo o presagio de la iglesia actual del tiempo del fin, que ha tenido alguna revelación, pero se niega a obedecer completamente y que cree el mensaje verdadero para salir del falso sistema religioso. Estas personas tienen un valor insignificante en los secretos y misterios del Señor, que es el precio inestimable para nuestra salvación. Sigamos leyendo Génesis 19:30-38:

Pero Lot tuvo miedo de quedarse en Zoar, as que salió de allí y se fue al monte, y allí se quedó a vivir en una cueva, junto con sus dos hijas. Y la hija mayor le dijo a la menor:

 

«Nuestro padre es un anciano, y ya no hay en la tierra ningún hombre que se allegue a nosotras, como es la costumbre de toda la tierra. Vamos a darle vino a nuestro padre, para que lo beba, y luego nos acostaremos con él. Así mantendremos viva la descendencia de nuestro padre.»

 

Esa misma noche le dieron a beber vino a su padre, y la mayor fe y se acostó con él, pero él no supo cuándo se acostó ella, ni cuándo se levantó. Al día siguiente, la mayor le dijo a la menor:

Como sabes, anoche yo dormí con mi padre. Démosle a beber vino también esta noche, para que ahora vayas tú y te acuestes con él. Así mantendremos viva la descendencia de nuestro padre.

Y esa noche también le dieron a beber vino a su padre, y la menor fue y se acostó con él; pero él tampoco supo cuándo se acostó ella, ni cuándo se levantó.

Y así, las dos hijas de Lot concibieron de parte de su padre. La mayor tuvo un hijo, y le puso por nombre Moab, que hasta el día de hoy es el padre de los moabitas.

También la menor tuvo un hijo, y le puso por nombre Benn-Amí, que hasta el día de hoy es el padre de los amonitas.

 

Lot llevó al resto de su familia fuera de Zoar, pero como era demasiado tarde, ahora estaba ascendiendo la montaña de orgullo. El orgullo es hacer tu propia voluntad y salvar la naturaleza carnal, que es la costumbre de la tierra. Su semilla y legado son dos naciones representando dos mentalidades opuestas que luchan contra el espíritu. Estos crecen para oponerse a la verdadera semilla del Señor.

Hay mucha más revelación que se puede ver a medida que profundizas en lo que contienen estos pasajes. Escuche el mensaje de advertencia de nuestro tiempo y aléjate de sólo ser un oyente de la Palabra y no ser un hacedor también. No pienses eso solo porque tienes la revelación de que es el final. El Padre nos da la verdad para nuestra perfección. Ninguna imagen falsa estará ante nuestro Padre. Debemos convertirnos en lo que contemplamos. Es su promesa hacer su pacto entre tú y Él. Él quiere construir este puente entre nosotros así que facilites Su oferta con intimidad firme y obediencia. No elijas la oferta del enemigo de insignificancia y destrucción. Huye de Zoar lo más rápido que puedas y asciende a la montaña del Señor.

Comprométete a pararte en la montaña del Señor con la imagen profética de Génesis 19:27-28:

"Y Abraham madrugó y volvió al lugar donde había estado hablando con el Señor.  Cuando dirigió su mirada hacia Sodoma y Gomorra y toda región de la llanura, vio un humo que subía de la tierra, como el humo de un horno ". Génesis 19:27-28

Bendiciones a todos en la querida Familia Forerunner. Ama y vive en llamas. La palabra unida (Strongs: H3867) se deletrea Lamed, Vav, Hey. Si cambiaras la ortografía del nombre de Lot, del VELO al convertir el Tet en una Hey, te unirías al verdadero echad (“unidad” en lengua hebreo) de la vida divina.

EspañolADMIN