Marzo 2018 Boletín – “The Harvesters” (Los Cosechadores) Por Ray McDowell

Hay un nivel masivo de expectativa en el aire ahora mismo, y está creciendo. ¡Qué emoción, ver la visión de Papá comenzar a manifestarse a nuestro alrededor! Parece como si las palabras dadas por el pastor Thomas Cherian se están cumpliendo a diario. Todo se trata de recolectar la cosecha ahora mismo. Mi oración es que todos estemos listos para eso. Cuando tomamos en consideración la gravedad de lo que está sobre nosotros, debemos darnos cuenta de que el apóstol Michael simplemente no puede llevar consigo todas las almas que se nos envían. ¡Para eso nos está entrenando todos! Ahora es el momento en que vamos a ser serios sobre el trabajo que hemos sido llamados a hacer o ser omitidos cuando el Señor trae a alguien más para hacerlo. Quiero compartir sobre la carga que se ha puesto en mi corazón. Creo que este es un trabajo que cada uno de nosotros está llamado a hacer, más aún con lo que viene.

Sólo voy a ser franco. En días pasados, como Forerunners, nos hemos centrado demasiado en nosotros mismos. Pero lo entiendo. Este es un mensaje difícil, y a veces vemos que se acercan algunas feas escorias. He sido ese tipo por mucho tiempo, tan consciente de mis propios defectos que me había sentido inepto en llegar a otros en sus necesidades. Hay un espíritu de pobreza que nos dice que nunca tenemos suficiente, y luego nos disculpamos de lo que el Padre nos está llamando a hacer en el momento... Como si fuéramos un día a "tenerlo todo junto", y entonces el Señor finalmente nos puede usar. Mi Biblia cuenta una historia diferente. He leído de hombres que, sin embargo, en la debilidad, se utilizan con fuerza. Si estamos haciendo las cosas de nuestra propia suficiencia, ¡no es el Señor haciéndolo a través de nosotros de todos modos! No, el Señor nos llama a dar incluso de nuestras propias penurias. Veo un cambio que está teniendo lugar ahora mismo en el que el padre nos está llamando a cada uno de nosotros a tomar nuestro enfoque de la alimentación a nosotros mismos para alimentar a los demás a nuestro alrededor.

Dicho esto, hay personas en el cuerpo que tienen hambre en este momento. El Padre ya está trayendo a la gente, y ahora es responsabilidad de cada uno de nosotros asegurar que estamos poniendo nuestras manos en la red. Puede que no pienses que tienes mucho, pero el Señor nos ha confiado a todos con mucho más de lo que realmente creemos. Lo que sugiero es que tomemos el papel de pastores en el redil y tratemos de integrar a esas ovejas rezagadas que están llegando. No toma mucho, sólo el amor por los demás y el deseo de verlos triunfar. Si tienes esa postura, entonces estás equipado ya. Conocemos íntimamente la batalla que esta Palabra trae a nuestras vidas, así que tengamos en cuenta cuando lleguen nuevas personas. Están enfrentando mucho, y estamos realmente holgazaneando como una iglesia que se supone que está liberando el verdadero amor ágape de Yahvé al mundo, y no podemos ni siquiera iniciar una conversación con los recién llegados para hacerlos sentir bienvenidos. Muchos recién llegados me hablan de su batalla con quedarse, porque se sienten separados de todos.

¿Qué pasa con las personas que han venido un par de veces, pero están luchando con la comprensión de ciertas cosas? ¿solamente los vamos a dejar ahogar? Papá ya ha dicho que habrá padrinos levantados para manejar esta cosecha, y veo una preparación para eso ahora. Tienes mucho más para dar de lo que sabes, y el cuerpo de Cristo necesita lo que hay en ti. Puede que no pienses que eres un maestro y quizás no hayas sido llamado al púlpito, pero se requiere que todos podamos enseñar a otros, incluso si es solamente tener un estudio de la Biblia uno-a-uno. Si el Señor le muestra a un hermano o hermana que podría usar un poco de ayuda, sepa que tiene lo que se necesita para reforzarlos. Somos un ministerio que se espera que tenga respuestas para la gente, y es nuestra responsabilidad colectiva retener a quienes el Señor nos envía.

Puede que esto no parezca ser un artículo sobre evangelismo, pero les aseguro que es una faceta muy importante de la evangelización. Cuando al principio me acerqué al apóstol Michael con la idea del equipo de Harvesters, las primeras palabras que salieron de su boca fueron: "Necesitamos evangelizar a nuestra propia iglesia". Incluso si usted no va de puerta en puerta con nosotros, cada persona en la iglesia debe estar evangelizando por dentro. El Padre no está pidiendo mucho, sólo que tú das tu vida para ver a otros salvados y liberados. Sal de tu zona de confort. Deja de abrazar al mismo grupo de amigos que saludas todos los domingos, y ve a mostrarles a esta gente que viene que el Señor se preocupa por ellos.

EspañolADMIN